La Epilepsia

La epilepsia es una enfermedad crónica que está producida por un impulso eléctrico anormal de las neuronas del cerebro. Si se produce dos o más veces, a la persona se considerará que tiene epilepsia. Dicha afección no daña el cerebro ni está causada por ninguna enfermedad o retraso mental. La epilepsia tiene su origen en unos cambios breves y repentinos del funcionamiento del cerebro; por esta razón, se trata de una afección neurológica.


Sus síntomas son las Crisis epilépticas, que se producen por ese impulso eléctrico. Hay varios tipos de crisis: mirada perdida, rigidez, con convulsiones, pérdida de conocimiento… Las crisis epilépticas pueden originarse en un área concreta del cerebro (crisis focales o parciales) o en la totalidad del mismo (crisis generalizadas). Cada enfermo puede mostrar éstos u otros signos diferentes según el tipo de crisis de padezca.


Para localizar los focos donde se producen estas descargas que crean las crisis, hay que acudir a pruebas como el E.E.G. (ElectroEncefaloGrama), Resonancia Magnética, Escáner... Dado que la tecnología médica avanza día tras día, se van precisando más éstos instrumentos y apareciendo otros nuevos. La Resonancia Magnética es la mejor técnica de neuroimagen para determinar la causa de la epilepsia.


Sus causas son también variadas pero hay muchas que todavía no se sabe de dónde provienen. Pueden ser por traumatismos, malformaciones del feto, infección del Sistema Nervioso Central, hereditario…


El tratamiento más usado es el farmacológico. Aproximadamente, el 70% de los enfermos controlan las crisis con la medicación. Si el paciente intenta tomar varios fármacos sin éxito, se considera una epilepsia refractaria. Hay otras terapias, como la cirugía epiléptica. No todos pueden operarse, pero es una esperanza para los enfermos con epilepsia refractaria. También existe la dieta citogénica que se usa más para los niños. Y el Estimulador Vagal en el que se pone un cable subcutáneo desde el cerebro por el nervio vago e impulsa impactos eléctricos.





asade